¡Bisontes, Papá!

Hola, queridos lectores. ¿Os gustó el post de la semana pasada? Espero que sí. A mí no me importaría hacer otro post sobre música. Pero como sé que hay gente que no entiende de música, me parecería raro e inútil que nadie entendiera nada. Pero si queréis que os cuente la historia de otro músico famoso, solo tenéis que pedirlo.

Pero bueno, vamos al temario de esta semana. Como sólo mis padres sabrán, en el instituto estoy tocando mucho el temario de la prehistoria y he visto muchas entrevistas sobre esto. Hoy voy a contaros una historia fascinante que seguro que muchos no sabíais. Hoy vamos a hablar de las CUEVAS RUPESTRES.

Vamos a contar una historia. Quiero aclarar que esto es completamente real y que no miento cuando digo que esta, para mí, es la historia más increíble jamás contada. Comencemos.

Estamos a mediados del siglo XIX. Nuestro protagonista es un hombre español llamado Marcelino Sanz de Santuola que no era acogido por la sociedad ya que era distinto, tenía inquietudes. En lugar de hacer lo que hacían los señores del siglo XIX (jugar al casino, irse de vinos…) le gustaba la prehistoria, los animales, la ciencia, la naturaleza… Englobándolo todo, era un curioso y como no era lo normal, nadie le quería ni le prestaba atención.

Pues este hombre fue a París, estoy hablando de 1870. Se fue a un museo de arqueología y allí se exponían unos huesos que decían: «He aquí los huesos del hombre antediluviano«. Tú piensa que en aquel momento la Biblia decía que el mundo sólo tenía 4000 años. Evidentemente eso no es cierto, pero que piensen lo que quieran. Resultaba que en esos años se empezaron a encontrar huesos que no encajaban con las decripciones, que no encajaban con las teorías… En fin, entonces ese hombre pensó: Cómo me gustaría que en mi tierra hubiera cosas como esta, ¿No?

Después de su viaje de vuelta, el hombre volvió a su casa, y un ahora conocido día, salió a pasear por sus tierras. Este hombre era rico y tenía muchos campos y tierras. Bueno, en fin que salió a pasear con un pastor alemán que tenía, su mejor amigo. Paseando y paseando el perro se quedó quieto y empezó a ladrar. Poseriormente, seguido por el hombre, empezó a correr sin un aparente rumbo fijo. Corrió durante unos minutos hasta llegar a una especie de cueva. El hombre quedó asombrado. Se metió en la cueva preguntándose si encontraría algo y vaya si encontró.. Estaba lleno de huesos fosilizados, los cogió todos y se los llevó a su casa. Pero antes de irse, movió una piedra sin mucho entusiasmo. Cuál sería su sorpresa cuando por el hueco que formaba la piedra y la pared empezó a correr una corriente de aire. Vió que no cabía por el agujero y llamó a su única hija para que fuera a ver que había en esa cueva. Tras meterse la niña, su ausencia se hizo larga hasta que salió petrificada.

-Papá, toros- la niña lo miró con una cara de terror nunca vista por el padre.

-¿Cómo que toros, hija?

-Bisontes- la niña tenía una cara aterradora, como si hubiera visto la muerte misma por delante de sus narices. Luego de repetirlo varias veces la niña se desmayó y el padre apartó las piedras para después ver lo que había en la pared. Unas figuras aterradoras, terroríficas que solo habrían podido ser obra del diablo. Llamó inmediatamente a los franceses, que al ver lo que había en la pared de la cueva le escupieron en la cara y lo tomaron por un embustero.

-¿Cómo se atreve a mentirnos en la cara, gamberro?- fue la respuesta de los galos y después volvieron a Francia.

Pasaron meses y años y se dice que el padre, desolado y rencoroso, murió de pena al ver que nadie lo creía y que lo tomaban por tonto. Se especula que su hija, antes de ver morir a su padre, le prometió que acabaría todo el trabajo que él no acabara. Y así lo hizo.

Años después, en una investigación francesa en la cueva de Lascaux, se encontraron pinturas horrorosas, muy similares a las que había encontrado aquel hombre en sus tierras.

-Aquel loco… Tenía razón…- los franceses se arrepintieron. Luego de ese descubrimiento en Francia, se encontraron hasta cien cuevas, todas con esas figuras que parecían ser una ofrenda hacia los dioses. Depués, volvieron a la cueva en España y sí, esas temibles pinturas, bisontes con cara humana, signos de los que nunca sabremos el significado, dibujos aterradores grabados en la piedra… eran señales de los primeros hombres de hace 35.000 años. De su presencia, de… Todo en general.

Desde ese momento esa cueva es la conocida por muchos como ALTAMIRA, en Cantabria. Las cuevas de aquel hombre de Cantabria que murió de pena porque nadie le creyó.

Dime tú que no es fascinante.

MI ANÁLISIS.

Yo creo que esto se merece una serie de Netflix. Dime que no es genial.

A ver, anelicemos:

Yo creo que esta historia es fascinante porque su grado de casualidad es elevadísimo. Se me ponen los pelos de punta cada vez que lo pienso… Yo he visto entrevistas que cuentan lo siguiente. Siempre ha habido un misterio. ¿Por qué en un momento dado, una tribu de homínidos abandonaba la cueva sin un sentido racional? Nunca se sabrá. Pero aquí mi opinión. Tú imagínate ser un hombre prehistórico que no se comunica y que la única manera de expresarse es con un dibujo. Porque si te fijas, en las paredes de Altamira hay bisontes con cara humana, ciervos, toros con una forma y sobretodo una cara macabra. Lo que quiro decir es que algo se les debía aparecer allí que no era de su tribu y que nosotros no sabemos. Yo creo que lo más posible es que fuera un animal extinguido o algo. Pero nunca se sabrá…

Tú imagínate que te adentras en Altamira. Lleno de figuras de todo tipo. Terror a primera vista. Pues se cuenta que hay un pasaje en el que tienes que desplazarte en posición fetal. Después de unos metros das a una cavidad de unos cien metros de diámetro, toda llena de figuras macabras: manos de los últimos niños impresas en barro fresco y tierra en las paredes, imágenes de animales medio animal medio persona… Pero siempre hay una característica en todas las cuevas anteriormante habitadas por homínidos, y es que al final de la cueva hay una figura humana dibujada: un cuerpo de humano con una cabeza de feto, o sea, con cabeza de bebé.

Recientemente se ha descubierto que no es como creíamos. Los hombres no comían en las cuevas. Las consideraban algo sagrado, por lo que allí sólo podía entrar el Chamán. Este era alguien que tenia cierta importancia en la tribu. Quiero que te imagines y reflexiones sobre cómo sería pasar por aquella cavidad tan pequeña para un hambre con una antorcha y cómo debía pensar una mente antigua, que no se sabía comunicar. Lo que está claro es que empezaron a creer en dioses. De allí vienen algunas pinturas cómo la del hombre con cabeza de feto rezando. Es terrorífico. Debían ser rituales para favorecer la caza o para conservar la fertilidad en las mujeres. No lo sé.

Con esto de la religión: ¿Sabías que el primer hombre en enterrar a sus muertos fue el Neandertal? Esto se sabe porque se han encontrado restos de un hombre Neandertal enterrados. Lo más curioso es que iba acompañado de ajuar. Puede que lo hicieran porque creyeran en una posible segunda vida, una reencarnación, como harían mucho después en Egipto.

Bautizado como Paco.

Estos son los restos del esqueleto de un hombre Neandertal, ahora se ha perdido. Se cree que llevaba un collar de conchas.

Y esta es una recreación de un hombre Neandertal.

En fin, yo interpreto esas cuevas como el mundo del más allá y creo que esconden mucho más de lo que creemos.

Espero que os haya gustado este post de la prehistoria y que hayáis flipado como yo con esta apasionante historia. Nos vemos la semana que viene.

ADIÓS

7 comentarios en “¡Bisontes, Papá!

  1. M’ha agradat molt la història que ens has explicat avui. Hi ha una pel·lícula, que potser t’agradi veure, on s’explica la història d’aquest descobriment. Es diu, lògicament, «Altamira», i la va dirigir Hugh Hudson. El protagonista que fa de Marcelino Sanz de Sautuola és Antonio Banderas. La pots baixar gratis a Internet 😉

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s