Beethoven, simplemente asombroso

Hola, queridos lectores. Veo que os gustó el post de las brujas, si no lo habéis visto hecharle vistazo. Hoy me apetece hablar de música. Y por eso hoy vengo a hablaros de uno de los músicos clásicos de la historia, sin duda. Para mí el mejor…

BEETHOVEN

Ludwig van Beethoven

Ludwing van Beethoven fue un hombre de origen alemán considerado como uno de los mayores músicos en toda la historia, y no dudéis por qué. Este genio, porque no tiene otro nombre que genio, ha compuesto muchísimas de las canciones de música clásica que escuchas habitualmente. Y si no escuchas, da igual, te tiene que sonar. Por lo menos el nombre. Y tú dirás: Hay, pero es que yo no sé ni qué hace este tío ni qué toca y tú como sabes música lo sabes… No es justo...

Si no sabes quién es Beethoven… ¿Te suena la 9 sinfonía o la 5 sinfonía? (toca sebre cada una de ellas y las escucharás). Vale, entiendo de quen no te enteres mucho de los nombres de las piezas. Pues comencemos desde el principio.

Ludwig van Beethoven nace en diciembre de 1770, siglo XVI, en una família desestructurada. Su padre era un alcohólico contumaz, el cual lo maltrataba y le agredía físicamente a menudo. Este, murió en la calle por culpa del acohól. Su madre murió muy joven, no se tiene mucha información de ella. Su hermano biológico no quería saber nada de él y no lo trataba muy bien y a todo esto se le suma su marcada enfermedad: síntomas de sordera aguda, los cuales lo empezaban a perturbar desde muy pequeño. Siempre sufrió gran carencia afectiva. Por eso siempre se mostró nervioso e irritable.

Ludwig estaba tan sordo que la única manera que tenía de escuchar medianamente bien era poniéndose un trombón acústico a escasos centímetros de la oreja.

Trombón para escuchar

Muchas veces se le veía con una pizarrita o un cuadernito para que pudieras comunicarte con él, así es como lo hacía. Hay una anécdota en esos tiempos. Todo ocurrió cuando Ludwig paseaba por la plaza mayor del pueblo cuando se cruzó con la família real. La reina le lanzó un saludo discreto y él la ignoró, como con mal gusto. Esto no gustó nada a la reina ni a la gente y lo empezaron a tomar como un mal educdo y cosas así… Pero nadie se dió cuenta de que no lo hacía por mal gusto, sinó porque era sordo… Pobre, es como ser locutor de radio sin voz, o como si a un futbulista se le parten las piernas.

A medida que pasaban los años, empezó a notar que la gente no lo entendía y se empezó a aislar de la sociedad. Hasta llegó a firmar un testamento afirmando que se iba a suicidar. Se sabe que Beethoven fue amigo de una chica ciega, la cual vivía en el mismo barrio pobre que él y le dijo lo siguiente:

Yo lo daría todo con tal de poder ver una noche de luna llena– dijo acsi gritando. Al escucharla se emocionó hasta llorar, él podía escribir su arte en las partituras. Lo motivó para seguir adelante. Él podía ver y nada le iba impedir hacer lo que más le gustaba, hacer música.

Se dice que a partir de aquel momento, se veía a Beethoven literalmente pegado al piano con tal de escuchar las pocas vibraciones que podía oír.

También se lo llegó a ver en una especie de cápsula inventada toda de aluminio alrededor del piano y un casco de aluminio para hacer que el sonido robotara lo máximo posible enn sus orejas. Como ves, hacía todo lo posible por hacer lo que le gustaba, y lo consiguió.

Debía pasarlo mal.

Pero ahora vamos a centrarnos en una de sus sinfonías más conocidas, la novena. Para quien no se entere, la novena sinfonía de Beethoven es la de «El himno de la alegría», el actual himno de Europa. Vamos a detallar:

-Esta sinfonía, la número 9, es actualmente un símbolo que engloba todolo que es la música europea. Vamos a detallar más. Beethoven escribió esta pieza cogiendo como letra un poema de Friederich Schiller, el cual reivindica la idea de estar unidos como uno y respetarnos unos a otros. O sea, es bonito y educativo.

Pues esta idea interesó a Ludwig y decidió ponerle música. Posiblemente es la primera canción que os hayan enseñado en el colegio, pero aun así mola mucho. Pues el caso es que Beethoven compuso esta sinfonía completamente sordo, sí, como lo oyes (y nunca mejor dicho). Él decía que escuchaba las notas en su cabeza y que con eso se arreglaba. Debía tener las notas tan machacadas que se acordaba de cómo sonaban incluso sordo. Porque no, él nunca llegó a poder escuchar el «Himno de la alegría» del que tanto hablaba la gente y que él había compuesto. Es decir, que él se imaginaba cómo sonaría pero quizás nunca lo adivinaría.

Y ahora, una pequeña historia que relata muy bien esto. El caso es que Ludwig se estaba preparando para estrenar y dirigir la novena sinfonía. Hacía diez años que no salía a un escenario, así que la gente no se lo quería perder por nada del mundo. Beethoven estaba preparado para salir al escenario. Y empezó la música. Lo más impresionante es que él no oía nada y aún así dirigía la orquesta. En fin, que la sinfonía acabó y como él estaba de espaldas al público, pensó que a nadie le había gustado la pieza. Pero cuando uno de los músicos lo giró para que mirase el público, éste comprndió que era una de las mejores obras en la historia, todo el mundo llorando y aplaudiendo.

¿Sabías que Beethoven fue el primer influencer? Sí, efectivamente. En su funeral, se repartían cartillas con su foto y su nombre a todo el mundo. Adelantado a su tiempo, ¿No? Y por cierto. El funeral de Beethoven fue el primero que se hizo al estilo Michael Jackson, o sea, lleno dee gente de todas partes, con música y desfiles…

Funeral de Beethoven

Y hasta se hicieron moldes de su cara para exponer en los museos a partir de su cadáver:

Además, Beethoven due el primer músico del cual se habló como una leyenda, no como un artesano. Tipo:

Éste es Ludwig van Beethoven, un músico que vive aislado del mundo, encerrado componiendo arte. Sordo como un topo pero con un carácter y una capacidad artística prodigiosa. Se cuenta que ha pasado por al lado de la família real y no la ha saludado…

Algo como esto, pero bueno. Yo siempre he pensado que este tío no era normal, en el buen sentido, ya que salió adelante a pesar de ser un músico sordo y consiguió hacerse lo que hoy es.

UNA LEYENDA

Por cierto, al que le interese este tema, hay un largometraje titulado «Copying Beethoven» que redacta muy bien y mejor que yo estos temas. Ir a verla, os gustará.

Y bueno, espero que os haya gustado el post de hoy. Dadme ideas para nuevas publicaciones y portaros bien.

ADIÓS

3 comentarios en “Beethoven, simplemente asombroso

  1. M’ha agradat molt el que ens has explicat avui sobre Beethoven. Gràcies! Ja que veig que t’agrada molt aquest compositor, et recoman dues peces seves que a mi em semblen també magnífiques: la Simfonia nº 6 («Pastoral») i el Concert nº 4 per a piano i orquestra.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s